pig summer heat - heat stress

Tome el control de cómo responden sus cerdos al calor

El impacto de las altas temperaturas en la producción porcina será más importante en las próximas décadas. Por lo tanto, es importante cómo responden sus cerdos al calor y la capacidad de controlar la respuesta puede marcar una diferencia. ¿Qué está haciendo para tomar el control?

¿Cómo responden los cerdos en fase de crecimiento – finalización al aumento de la temperatura?

 Debido al cambio climático, los cerdos estarán expuestos a temperaturas ambientales por encima de su zona de confort térmico con más frecuencia y durante períodos más prolongados. Las altas temperaturas ambientales afectan fuertemente el comportamiento fisiológico y las adaptaciones metabólicas que tienen un efecto negativo en el rendimiento del crecimiento de los cerdos. Las pérdidas económicas para la industria porcina de EE. UU. debido al estrés por calor se han estimado en $300 millones de dólares por año, de los cuales, $200 millones se asocian a pérdidas en la producción durante la fase de crecimiento –  finalización.

En comparación con otras especies de animales de granja, los cerdos son más sensibles a las altas temperaturas ambientales, porque no pueden sudar y les resulta más difícil jadear. Los mejores indicadores para evaluar el estrés por calor de los cerdos en finalización son: aumento de la frecuencia respiratoria y de la proporción de agua / alimento, seguido de un menor consumo de alimento y un aumento de la temperatura rectal. En cerdos más pesados, los signos de estrés por calor se notan a temperaturas más bajas, también los cerdos con genética moderna son más susceptibles al estrés por calor.

La consecuencia principal del estrés por calor es que los animales reducen el consumo de alimento progresivamente con el aumento de la temperatura, lo que reducirá el rendimiento. Un metaanálisis realizado por da Fonseca de Oliveira et al (2018) reportó que las altas temperaturas ambientales redujeron los valores de ganancia diaria promedio (654 vs 596 g / d), así como el consumo de alimento (2.14 vs 1.88 kg / d) en comparación con el grupo termoneutral. Otros reportaron que mientras que cada grado de aumento en la temperatura ambiente entre 24 y 30 °C induciría una disminución del consumo de alimento de 50 g / día en cerdos de 60 kg de peso vivo, la disminución correspondiente promediaría 80 g / día en cerdos de 90 kg de peso corporal.

Adicionalmente, el aumento de la temperatura ambiente también ha demostrado tener efectos negativos sobre la función intestinal y la integridad intestinal en los cerdos en crecimiento y finalización, lo que conduce a un aumento de los niveles de endotoxinas en la sangre, así como a una alteración en los perfiles de inflamación. Otra investigación ha demostrado que el estrés oxidativo juega un papel importante en el compromiso de la integridad de la barrera intestinal en cerdos con estrés por calor.

Fomento de la resiliencia en cerdos ante el aumento de la temperatura ambiental

La selección genética continua en busca de un mayor rendimiento con ausencia de la consideración por la tolerancia al calor resultará en una mayor susceptibilidad al estrés por calor. No es sorprendente que varios grupos de investigación en todo el mundo estén tratando de encontrar formas de mejorar la resiliencia de los animales productivos a la variabilidad de las temperaturas y al cambio climático. La resiliencia puede lograrse debido a una menor sensibilidad o una mejor adaptabilidad a un desafío.

Los científicos están comenzando a descubrir formas de influir en la capacidad de adaptación de los animales de granja para mitigar los efectos del estrés por calor y sus consecuencias negativas para el bienestar animal y la rentabilidad de la granja en respuesta al aumento de las temperaturas. La identificación de biomarcadores relevantes en animales capaces de mantener altos niveles de productividad durante el estrés por calor también ayudará a criar animales resistentes al clima. La vía Nrf2-KEAP 1 (factor nuclear eritroide 2 – factor relacionado 2 (NrF2) – KEAP = proteína asociada a ECH similar a KELCH, por sus siglas en inglés) parece ser particularmente prometedora, como un mecanismo regulador para explorar más a nivel celular, debido a su doble influencia en la respuesta antioxidante y antiinflamatoria de los animales.

Soporte nutricional para mitigar los efectos negativos del estrés por calor

 Las intervenciones nutricionales que apoyan la eficiencia de los mecanismos de adaptación representan una estrategia práctica, adaptable y rentable para mitigar los efectos negativos del estrés por calor y mejorar la productividad animal.

Los activadores de agilidad intestinal son complementos alimenticios que se formularon específicamente para mejorar la resiliencia de los animales, al respaldar los sistemas de defensa celular y permitir que los animales se adapten con respuestas más eficientes a los factores estresantes, incluido el aumento de las temperaturas, mitigando así el impacto negativo en el rendimiento.