Alimentación de cerdas y lechones para la resiliencia de los lechones al estrés por destete

La forma en que los lechones hacen frente al estrés por destete tiene un impacto significativo en su desempeño posterior. Un ensayo comercial de cerdas supervisado por la Universidad de Sao Paulo en Brasil evaluó el rendimiento antes y después del destete de los lechones en respuesta a un programa de alimentación que involucra el activador de agilidad intestinal Anco FIT.

Estresores al destete

Durante el proceso de destete, el lechón está sujeto a diferentes factores estresantes: separación brusca de la cerda, estrés por transporte y manipulación, cambio en la dieta, estrés por la jerarquización social, mezcla con lechones de otras camadas, cambio en el ambiente, mayor exposición a patógenos y antígenos dietéticos o ambientales.

Lo que importa es cómo se adapta el lechón al estrés por destete

El lechón debe adaptarse rápidamente a los factores estresantes mencionados anteriormente para ser productivo, saludable y eficiente. A nivel celular e intestinal, los factores estresantes al destete causarán reacciones de estrés, como el estrés oxidativo, la reducida integridad intestinal, el reducido consumo de alimento y las respuestas inflamatorias. El alcance de estas reacciones determinará el impacto del estrés por destete en la salud y el desempeño posteriores del lechón. Esto significa que el manejo del lechón para reducir las reacciones de estrés conducirá a un cerdo más resistente, es decir, con menores fluctuaciones en el rendimiento y una mejor salud.

Solución nutricional para una mayor resiliencia

Un activador de agilidad intestinal es una solución de alimentación diseñada para ayudar al animal a adaptarse a los estresores de manera más eficiente por medios nutricionales. Parte de su fórmula es una combinación de compuestos bioactivos derivados de hierbas y especias que se sabe reducen las reacciones de estrés comunes, como el estrés antioxidativo y la reducida integridad intestinal.

Se espera que la alimentación del activador de agilidad intestinal a las cerdas altamente prolíficas durante la lactancia mejore la energía disponible para la producción de leche debido a la reducción del alcance de las reacciones de estrés en las cerdas. Como resultado, el crecimiento del lechón antes del destete es mejor, lo que a su vez ayuda a los lechones a ser más fuertes al destete.

En la dieta para lechones posterior al destete, se espera que el activador de agilidad intestinal ayude a reducir las reacciones de estrés en respuesta a los estresores por destete a nivel celular e intestinal. Esto debería aumentar la energía disponible para el crecimiento, ya que las reacciones al estrés normalmente aumentarían la energía de mantenimiento y harían a los lechones más susceptibles a enfermedad.

Evaluación de un activador de agilidad intestinal en una granja de cerdas en Brasil

El Departamento de Ciencias Animales de la Universidad de Sao Paulo evaluó el activador de agilidad intestinal Anco FIT en un programa de alimentación diseñado para mejorar la adaptación al destete en lechones en una granja comercial.

Diseño experimental
100 cerdas (PICXCamborough) se dividieron en dos grupos 14 días antes del parto. Un grupo recibió una dieta control a base de maíz y soja y el otro grupo recibió la misma dieta control que además incluía 1 kg / t de Anco FIT hasta el final de la lactancia. El tamaño promedio de la camada por cerda después del parto fue de 14 lechones. Los lechones se pesaron al nacer y al destete (26,5 días). Los lechones se quedaron dentro de los grupos después del destete. Los lechones de cerdas alimentadas con Anco FIT recibieron Anco FIT en sus dietas después del destete. Ambos grupos de lechones se pesaron el día 22 y el día 33 después del destete.

Resultados
Los lechones de cerdas alimentadas con Anco FIT en sus dietas tendieron a tener pesos más altos al destete a pesar de ser en promedio 1 día más jóvenes al destete que los lechones de cerdas del grupo control. En la fase posterior al destete, los lechones Anco FIT crecieron significativamente más rápido que los cerdos de grupo control y tuvieron pesos significativamente más altos al día 22 y al día 33 después del destete (+ 9.2% y + 9.3% respectivamente). Esto se debió principalmente a una relación de conversión alimenticia (FCR, por sus siglas en inglés) significativamente mayor en los lechones Anco FIT después del destete.

Conclusión
Una estrategia de alimentación que comprende la aplicación del activador de agilidad intestinal Anco FIT a las dietas de cerdas en lactancia, seguido de la adición de Anco FIT a las dietas de los lechones después del destete, mejoró el rendimiento general de los lechones desde el nacimiento hasta el día 33 después del destete, en comparación con el régimen de alimentación del grupo control en una granja de cerdas comercial. La mejorada conversión alimenticia que se observa en los lechones Anco FIT en el período posterior al destete podría explicarse por la adición de Anco FIT, que ayuda a reducir las reacciones de estrés a nivel celular e intestinal y, por lo tanto, ahorra energía para el crecimiento.

Artículos relacionados

Anco FIT: Gestión de la rentabilidad de las dietas porcinas

El estrés biológico de los lechones de destete temprano. Journal of Animal Science, 2013 

Impacto de la micotoxina DON en gallinas ponedoras

Los estudios han demostrado un impacto negativo de Deoxinivalenol, DON en gallinas ponedoras, sin embargo, los resultados varían considerablemente entre los estudios. Muchos artículos científicos afirman que los pollos son menos sensibles a las micotoxinas en comparación con otras especies.

Entonces, ¿deberían los productores de huevos preocuparse por el DON en el alimento? La respuesta es, depende. Estos son algunos de los factores que deben considerarse para evaluar el riesgo de DON en el alimento para el desempeño de las gallinas ponedoras y la seguridad de los huevos.

Factores que determinan el impacto del DON en gallinas ponedoras

Los efectos del DON sobre el rendimiento en gallinas ponedoras varían considerablemente entre los estudios. Mientras que algunos estudios informan muy poco impacto, otros estudios mostraron un impacto significativo del DON en la tasa de postura / producción de huevos, la calidad de la cáscara del huevo y el aumento de peso en las gallinas ponedoras.

Hay algunos factores que pueden explicar la variación observada en los resultados entre los estudios que examinan el efecto del DON en las gallinas ponedoras. Dependiendo del nivel de presencia de estos factores en los estudios, el efecto de DON en el rendimiento de la gallina ponedora puede ser significativo.

• Nivel de DON en el alimento y co-contaminación con otras micotoxinas.
• Forma natural versus purificada de DON
• Duración de la exposición al DON en el alimento.
• Etapa de producción de huevo.
• Raza de la gallina ponedora

Las diferencias en los efectos tóxicos pueden deberse a que algunos estudios utilizaron granos contaminados artificialmente o una sola fuente de granos contaminados. Las dietas contaminadas artificialmente con DON purificado son menos tóxicas que las dietas naturalmente contaminadas. Esto se debe principalmente a que el uso de una mezcla de granos contaminados naturalmente aumenta el potencial de otras micotoxinas. La presencia de múltiples micotoxinas puede aumentar el efecto de DON presente como resultado de las sinergias toxicológicas derivadas de las interacciones con las otras micotoxinas. La producción de huevos se vio afectada negativamente en gallinas alimentadas con una dieta que contenía sorgo contaminado con Zearalenona (ZON) a un nivel de 1.1 mg / kg y DON a un nivel de 0.3 mg / kg. Se pensó que el efecto en este estudio se debía al efecto sinérgico de DON y ZON.

Los períodos más largos de exposición al DON en la dieta, generalmente, mostraron un mayor impacto en el rendimiento de las gallinas ponedoras en comparación con los estudios en los que las gallinas solo estuvieron expuestas al DON durante unas pocas semanas. Otro estudio que comparó el efecto de DON en gallinas ponedoras entre las etapas de producción mostró que DON tuvo más efecto en los meses 7-12, que en los primeros 6 meses de producción.

Lo que también es interesante notar es que no todas las razas de gallinas ponedoras responden igual a DON. Por ejemplo, un estudio que compara las gallinas ponedoras Lohmann Brown con las gallinas ponedoras LSL Lohmann demostró que las gallinas ponedoras Lohmann Brown son más sensibles al DON.

Mecanismos subyacentes para respuestas negativas

Los pollos son menos sensibles en comparación con otras especies. Esto puede atribuirse a diferencias en la absorción, distribución, metabolismo y eliminación de DON. Sin embargo, todavía hay estudios que han demostrado efectos negativos en el rendimiento de las gallinas ponedoras. Esto se ha atribuido en cierta medida a una reducción en el consumo de alimento asociado con DON en las dietas. Otros estudios han indicado que el DON influye en la morfología intestinal de los pollos y la absorción de nutrientes (glucosa y aminoácidos), lo que puede reducir la eficiencia nutricional de las gallinas ponedoras. Por ejemplo, se demostró que el DON puede alterar la estructura de la mucosa duodenal y yeyunal en forma de vellosidades más cortas y delgadas.

Susceptibilidad a enfermedad en respuesta al DON en el alimento

Se ha demostrado que el DON perjudica las funciones inmunológicas en los pollos. El impacto del DON en el sistema inmune varía desde la inmunosupresión hasta la inmuno-estimulación, de acuerdo con su concentración, duración y tiempo de exposición.

Un importante efecto inmuno-tóxico del DON en las dietas para gallinas ponedoras es la reducción del número de glóbulos blancos y linfocitos totales. Además de eso, las bajas dosis de DON aumentan la expresión de genes relacionados con la inflamación y las citocinas proinflamatorias.

Se ha demostrado que el DON suprime la respuesta de anticuerpos a la vacuna contra la bronquitis infecciosa (IBV, por sus siglas en inglés) y al virus de la enfermedad de Newcastle (NDV, por sus siglas en inglés) en gallinas ponedoras (3.5 a 14 mg de DON / kg de alimento), respectivamente.

La desregulación del sistema inmune junto con el impacto negativo del DON en la función intestinal puede conducir al aumento de la susceptibilidad de las aves de corral a enfermedades infecciosas.

¿El DON en el alimento presenta riesgos para la seguridad del huevo y la salud humana?

DON puede causar problemas de salud como náuseas, malestar gastrointestinal y diarrea en humanos. Por lo tanto, es importante asegurarse de que no se transmita de la alimentación de las aves a los huevos a una tasa que pueda causar riesgos para la salud humana.

Un estudio de 2018 de China, que analizó los niveles de micotoxinas en los huevos en tres áreas diferentes en China (Jiangsu, Zhejiang y Shanghai), informó que el DON, 15-AcDON y Zearelona son las micotoxinas observadas con mayor frecuencia en los huevos. Los niveles más altos de contaminación se observaron en Shanghai con hasta un 50% de resultados positivos. La posterior evaluación de riesgos para humanos concluyó que el riesgo de causar problemas a los humanos en las tres áreas era bajo en función de los niveles de micotoxinas que se encontraban en los huevos y el consumo normal de huevos. La ingesta de DON a través de los huevos todavía estaba por debajo de la ingesta diaria máxima tolerable provisional. Sin embargo, el estudio destacó la necesidad de monitorear el DON en el alimento para los animales y restringir los niveles permitidos de DON en los mismos.

Los estudios científicos que observaron el efecto de arrastre de DON desde el alimento de las gallinas ponedoras hacia los huevos concluyeron que el efecto de arrastre de DON es muy bajo. De modo que siempre que el nivel de DON del alimento para las aves no exceda los estándares actuales (5 ppm), ciertamente no existe ningún riesgo para la salud humana.

Un estudio muy reciente realizado en el 2019 demostró que el DON ocurre principalmente como su metabolito no tóxico DON-3Ss en huevos de gallinas ponedoras alimentadas con alimento contaminado con DON.

Estrés por calor: ¿están preparadas sus aves?

El estrés por calor es uno de los factores ambientales más importantes que afectan el rendimiento del pollo. Uno de los principales efectos es la reducción en el consumo de alimento, con caídas subsecuentes en la tasa de crecimiento, en la calidad y la producción de huevos. Los pollos de engorde sometidos a estrés por calor crónico tuvieron una reducción significativa de -16.4% en el consumo de alimento. Muchos estudios han demostrado un rendimiento de crecimiento deteriorado en pollos de engorde sometidos a estrés por calor. En las gallinas ponedoras, un período de estrés por calor de 12 días provocó una reducción en el consumo diario de alimento de 28.58 g / gallina, lo que resultó en una disminución del 28.8% en la producción de huevos.

En general, las aves reaccionan de manera similar al estrés por calor, pero expresan variaciones individuales de intensidad y duración de las respuestas, que también pueden verse afectadas por la intensidad y la duración del evento de estrés por calor. Cada vez más evidencia indica que gran parte de la variación en respuesta al estrés por calor aparentemente tiene una base genética.

Bajo altas temperaturas, a medida que el cuerpo del ave intenta mantener su homeostasis térmica, se producen mayores niveles de especies reactivas de oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés). En consecuencia, el cuerpo entra en una etapa de estrés oxidativo y comienza a producir y liberar proteínas de choque térmico (HSP, por sus siglas en inglés) para tratar de protegerse de los efectos celulares nocivos de ROS.

El estrés oxidativo es el punto de partida del proceso disfuncional de la permeabilidad intestinal. En condiciones de estrés por calor, aumentan las concentraciones de ROS y aumenta la permeabilidad intestinal, lo que a su vez facilita la translocación de bacterias del tracto intestinal y la inflamación.
El impacto perjudicial del estrés por calor en el rendimiento de las aves, insta a los productores a implementar estrategias de gestión adecuadas para minimizar las pérdidas de producción incurridas por el estrés por calor en la industria avícola.

Resiliencia al calor en pollos

A medida que los objetivos de reproducción aumentaron la eficiencia de producción, la susceptibilidad al estrés por calor también aumentó en el pollo doméstico. Por lo tanto, en el escenario actual de cambio climático, los investigadores están buscando una solución permanente al estrés por calor para mantener la producción avícola a largo plazo. Las diferencias entre los genotipos de pollo en la resiliencia al calor proporcionan evidencia de la posibilidad de intervención genética, cuando se trata de estrés por calor en el pollo. Investigadores ya han identificado varios genes superiores de tolerancia al calor, como el gen de cuello desnudo, el gen de rizado o el gen de enanismo, mismos que hicieron que el ave sea resistente al estrés por calor a través de emplumado lentas y reducido, rizando de la pluma para mejorar la disipación de calor y reducción en el tamaño corporal para minimizar la producción de calor metabólico. Adicionalmente se identificaron genes que aumentan la tolerancia térmica de las aves sin comprometer el potencial de producción.

Alimentación para la resiliencia al estrés por calor

Los nuevos conceptos nutricionales, como los activadores de agilidad intestinal, están diseñados para apoyar la capacidad de adaptación y, por lo tanto, la capacidad de recuperación del ave por medios nutricionales. Ayudan al ave a adaptarse a los desafíos nutricionales al minimizar las reacciones de estrés, incluido el estrés oxidativo y el reducido consumo de alimento, que de lo contrario afectarían el rendimiento, la salud y el bienestar del ave. El activador de agilidad intestinal Anco FIT Poultry ha demostrado mantener un consumo de alimento alto y reducir el estrés oxidativo en aves bajo estrés por calor en comparación con los animales de control y, por lo tanto, mantener un mayor rendimiento de crecimiento.

Referencias bibliograficas

Resiliência animal- Aproveitando o poder de resiliência das plantas

Felver-Ghant, J.N. et al. (2012) Las variaciones genéticas alteran las respuestas fisiológicas después del estrés por calor en 2 cepas de gallinas ponedoras (Genetic variations alter physiological responses following heat stress in 2 strains of laying hens), Poultry Science

Lara, L.J. y Rostagno, M.H. (2013) Impacto del estrés por calor en la producción avícola (Impact of Heat Stress on Poultry Production), Animales MDPI /

Vandana, G.D. y Sejian, V. (2018). Hacia la identificación de aves de corral resilientes al clima (Towards identifying climate resilient poultry birds). Journal of Dairy, Veterinary & Animal Research

Resiliencia – valor económico en la producción animal

La producción animal está mostrando un creciente interés por la inclusión de la resiliencia como un rasgo en los objetivos de cría. Los científicos que trabajan en genética animal están señalando el valor económico de la resiliencia en las granjas, donde el tiempo de trabajo está restringido.

Genes de la resiliencia en los pelirrojos

Los investigadores están descubriendo qué hace que algunos humanos sean más resilientes que otros. Por ejemplo, el gen MC1R encontrado en los humanos pelirrojos se ha asociado con ciertas características que mejoran la capacidad de recuperación. Los pelirrojos tienen la ventaja genética de que naturalmente producen su propia vitamina D. La mayoría de las personas necesitan asegurarse de consumir mucha vitamina D, especialmente cuando los estilos de vida modernos y el clima les impiden obtener suficiente vitamina D de la luz solar. Dado que la vitamina D juega un papel importante en la salud y la fertilidad, los pelirrojos son más resilientes porque necesitan menos vitamina D que el resto de nosotros.

Una mejor caracterización de los fenotipos resilientes en animales de granja debería brindar la oportunidad de buscar diferencias genéticas similares en estas especies.

¿Podemos criar para obtener mayor resiliencia?

Los desarrollos actuales y las tendencias futuras en la industria pecuaria están dando paso a un nuevo enfoque de investigación en genética para la producción animal. Esta investigación busca desarrollar herramientas de selección para que los productores mejoren la resiliencia de los animales en su sistema de producción.

Hasta ahora los objetivos de reproducción no han incluido la capacidad de resiliencia. Sin embargo, grupos de investigación de Australia y los Países Bajos han demostrado recientemente el potencial de resiliencia en los objetivos de reproducción y sugirieron formas de cómo podríamos hacer una selección genética para ella en los animales productivos.

La definición de resiliencia en la producción animal

“La capacidad del animal para ser afectado mínimamente por disturbios / desafíos o para regresar rápidamente al estado previo a la exposición a un disturbio” (Berghof et al 2019).

Colditz y Hine (2016) describen la resiliencia como una medida comparativa de las diferencias entre los animales en el impacto de un desafío y el resultado de una menor sensibilidad o una mejor adaptabilidad a un desafío. Los procesos biológicos que subyacen a la resiliencia se relacionan con las respuestas adaptativas que ocurren para minimizar el impacto de un factor estresante.

Cómo medir la resiliencia en animales de granja

De la definición de resiliencia como sensibilidad reducida a las perturbaciones potenciales, se deduce que el fenotipo deseable podría identificarse midiendo la tasa de recuperación al estado base y la normalidad de los rasgos de comportamiento, fisiológicos, inmunes o de producción después de la perturbación. En lugar de medir la magnitud de estas variables mientras el animal intenta lidiar con el estresor.

Artículos científicos más recientes dicen que la resiliencia se puede medir en función de las desviaciones de la producción esperada y la producción observada durante un período de tiempo. Un indicador para animales más resilientes podría ser que tienen una variación menor en las desviaciones de los rasgos de producción durante un período de tiempo que el promedio de la población.

Por ejemplo, existen correlaciones favorables entre la variación residual del consumo de alimento y la duración del alimento con la mortalidad y el número de tratamientos de salud en cerdos en un entorno de desafío. Esto sugiere que la variación residual del consumo de alimento y la duración del alimento se pueden usar para seleccionar cerdos más resilientes.

Los avances tecnológicos recientes facilitan el aumento en el número de observaciones que se pueden hacer en animales individuales para estimar con mayor precisión las desviaciones y, en consecuencia, los parámetros genéticos. Los ejemplos más conocidos y mejor desarrollados son los sistemas de ordeño automático (AMS) en ganado lechero y los sistemas de alimentación automática (AFS) para cerdos. Los productores esperan un progreso más rápido con las mediciones de los sensores portátiles, mismos que ya se están utilizando para monitorear el comportamiento de los animales, los cambios fisiológicos y detectar la salud y el estado de la enfermedad en los animales.

Valor económico de la resiliencia

Los investigadores señalan que al determinar el valor económico de los rasgos, se debe tener cuidado de evitar el doble conteo. Sugieren que el valor económico de la resiliencia puede basarse en los costos de mano de obra asociados con la observación de animales que muestran signos de enfermedad u otros problemas. Estos pueden ser señales visuales o alertas generadas por sensores, sistemas de alimentación automática o sistemas de ordeño automático.

El tiempo de mano de obra es limitado. Por lo tanto, los granjeros tienen un requisito de animales sanos y fáciles de manejar, especialmente cuando la cantidad de animales por empleado de la granja está aumentando. Una reducción en el tiempo dedicado a un animal con una alerta reducirá los costos asociados con la mano de obra. La resiliencia mejorada hace que los animales de granja sean más fáciles de manejar, lo que reduciría los requisitos de mano de obra y, por lo tanto, permitiría más animales por granja. En consecuencia, la selección de animales más resilientes puede aumentar las ganancias de la granja.

Para lectura adicional: Cómo puedes apoyar la resiliencia en las gallinas ponedoras

Sacar el “aguijón” de DON para obtener ganancias de la leche

Las vacas lecheras de alta producción son más susceptibles al impacto negativo de los factores estresantes en su alimentación y en su entorno. Sin embargo, lo que verdaderamente importa para el rendimiento y la eficiencia, es cómo responden las vacas a los estresores. Alimentar las sustancias bioactivas naturales adecuadas puede ayudar al animal a adaptar su respuesta de una manera que ayude a mantener la calidad de la leche y los rendimientos de los componentes. Este artículo se centra en cómo lograr la adaptación a la micotoxina deoxinivalenol (DON) para obtener rentabilidad.

Reacciones de estrés en respuesta a DON

Las reacciones típicas de estrés a nivel celular en respuesta al DON en la vaca lechera incluyen el estrés oxidativo, las respuestas inflamatorias y los cambios hormonales que afectan el consumo de alimento. Los síntomas que se ven como resultado están relacionados con un aumento en el recuento de células somáticas y reducciones en el consumo de alimento, la producción de leche y los rendimientos de los componentes de la leche.

Adicionalmente, se sabe que el DON tiene un impacto negativo en la microflora del rumen, que a su vez ha demostrado tener un impacto negativo en los rendimientos de los componentes de la leche, en particular la proteína de la leche.

¿Por qué las vacas de alta producción están en mayor riesgo?

Los rumiantes se consideran bastante resistentes al DON debido al potencial desintoxicante de los microbios del rumen. Sin embargo, la capacidad de desintoxicación de los microbios del rumen depende de la velocidad de paso de la alimentación y del pH del rumen.
La tasa de paso de alimento generalmente es más alta en las vacas lecheras de alta producción debido a la mayor ingesta de alimento. Esto afectará el tiempo disponible para que los microbios del rumen degraden el DON en una forma no tóxica.

Los niveles de pH del rumen pueden ser bajos debido a la mayor cantidad de concentrado consumido, lo que a su vez afectará la composición de la microflora del rumen. Jeong et al. (2010) reportaron que altas proporciones de concentrado vs forraje reducen la capacidad de desintoxicación de DON por las bacterias del rumen en un 14 por ciento.

El hígado necesita cuidados adicionales.

Una alta demanda de energía y un mayor requerimiento de oxígeno en las vacas lecheras de alta producción aumentan la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS). Cuando las ROS se producen más rápido de lo que pueden neutralizarse mediante la defensa antioxidante de la vaca, se produce un estrés oxidativo. La investigación ha confirmado que el estrés oxidativo es mayor en la lactancia temprana que en la preñez.

Dado que el hígado tiene una alta actividad metabólica, es más susceptible al daño por estrés oxidativo. Un balance de energía negativo inicia la movilización de lípidos, lo que conduce a altas concentraciones de ácidos grasos no esterificados (NEFAs por sus siglas en inglés).

Shi et al. (2016) reportaron que el metabolismo de grandes cantidades de NEFAs en cuerpos cetónicos induce estrés oxidativo en el hígado de las vacas lecheras. Esto puede agravar el desarrollo del hígado graso al inhibir la producción de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL por sus siglas en inglés). El DON, que se sabe que aumenta el estrés oxidativo y reduce el consumo de alimento, puede agravar esto aún más.

La función del hígado puede verse gravemente afectada por la infiltración grasa, que se asocia con una disminución en la producción de leche, una reducción de la fertilidad y problemas de salud, como la mastitis y la cetosis.

También se sabe que el estrés oxidativo en el hígado causa daño inflamatorio del hígado, lo que altera aún más la función metabólica de las células hepáticas y promueve el desarrollo de la cetosis. McArt et al. (2015) de la Universidad de Cornell estimaron que el costo total por caso de cetosis era de $ 289, lo que demuestra la importancia de la protección adicional del hígado contra factores estresantes como las micotoxinas.

Adaptarse para desarmar a DON

La respuesta al DON a nivel celular y en el rumen de la vaca lechera determinará el impacto que tiene el DON en las ganancias de la leche. Apoyar los propios mecanismos de defensa del animal para reducir las reacciones negativas al estrés causadas por el DON reduce el impacto que el DON puede tener en el rendimiento, la salud y la calidad de la leche en la vaca lechera.

Dado que las plantas han evolucionado para resistir los factores estresantes, algunos extractos de plantas han demostrado ser beneficiosos para contrarrestar las mismas reacciones de estrés que tiene el ganado a nivel celular. Como medio de defensa, las plantas pueden tener componentes con alta capacidad antioxidante y actividades antiinflamatorias. Además de eso, ciertos extractos de plantas han demostrado un impacto positivo en la regulación del apetito y la eficiencia del rumen cuando se aplican a la alimentación animal.

En consecuencia, alimentar la combinación correcta de extractos de plantas puede ser una estrategia para adaptar la respuesta al DON en la vaca lechera para ayudar a mantener la rentabilidad ante un desafío.

Por ejemplo, los componentes vegetales con una alta capacidad antioxidante pueden ayudar a aumentar el nivel de enzimas antioxidantes y otros antioxidantes para apoyar la defensa antioxidante propia de la vaca en el hígado. Alimentar esos tipos de componentes puede darle al hígado una mejor oportunidad de combatir los ROS producidos por las micotoxinas en el hígado y, por lo tanto, minimizar las consecuencias negativas del estrés oxidativo en la función hepática y el rendimiento de la vaca.

Cómo preparar un plan para la gestión del riesgo de micotoxinas

Varios estudios de metanálisis han demostrado el impacto negativo de las micotoxinas en los alimentos sobre el rendimiento animal. En los EE.UU., el costo económico debido a algunas de las micotoxinas más comunes se estima en unos USD 900 millones por año.
Tener un plan para la gestión del riesgo de micotoxinas y poner en práctica las herramientas adecuadas puede hacer una diferencia en los resultados finales de las operaciones agrícolas y en el retorno de la inversión de los alimentos.
Tome los 6 pasos siguientes para minimizar el impacto de las micotoxinas en su operación.

1. Investigue cuáles son las micotoxinas que con mayor probabilidad pueden causar un riesgo en su region

Hay varias fuentes que pueden proporcionarle información sobre la prevalencia de diferentes tipos de micotoxinas. Algunas empresas de alimentos que suministran soluciones de micotoxinas publican los resultados de las encuestas de micotoxinas realizadas en todo el mundo. Otras fuentes independientes de información incluyen encuestas realizadas por laboratorios de análisis de micotoxinas o encuestas publicadas en la literatura científica.

Referencias
Neogen Informe de los lunes sobre micotoxinas
Pinotti. Et al (2016) Contaminación por micotoxinas en el suministro de alimento pecuario de la UE
Cadena: Un enfoque en subproductos de cereales. Toxinas – Open Access Toxinology Journal, MDPI, 2016, 8, 45

2. Averigüe qué ingredientes están en riesgo de contaminación por micotoxinas

Algunos ingredientes del alimento están más expuestos a la contaminación por micotoxinas que otros. Por ejemplo, en comparación con el maíz, la harina de soja parece ser menos susceptible a la contaminación por micotoxinas. La contaminación por micotoxinas en muestras de DDGS es generalmente mayor que en el maíz. Esto hace que sea importante monitorear el contenido de micotoxinas en DDGS antes de su inclusión en dietas para los animales.
El riesgo de micotoxinas también dependerá de la Fuente de la que obtienen sus ingredientes. La prevalencia de micotoxinas difiere según las regiones y los países, debido principalmente a las diferencias climáticas.
Una vez más las encuestas de micotoxinas le dará una indicación de qué áreas están en riesgo.
La prevalencia de micotoxinas también diferirá entre las cosechas. Por lo tanto, tiene sentido mirar las encuestas más actualizadas disponibles.

3. Establezca un calendario para analizar los alimentos o ingredientes de las dietas para las micotoxinas de forma regular

El análisis de micotoxinas debe formar parte de la evaluación rutinaria de los alimentos y los ingredientes de las dietas. El muestreo y la prueba regulares de alimentos permiten detectar cualquier variación en la contaminación por micotoxinas. Desde el punto de vista de la agricultura, el punto más crítico es el procedimiento de muestreo del alimento.
Muestreo de maíz para micotoxinas
La distribución de micotoxinas en un lote de maíz suele ser muy variable, y puede ser extremadamente variable para las aflatoxinas. Para el muestreo de grano cosechado, un método de muestreo recomendado es recolectar al menos diez muestras de varias ubicaciones en todo el lote, o al menos diez colecciones de una corriente de grano en movimiento. No recoja una muestra de una sola ubicación en el lote, ya que es altamente improbable que sea representativa del lote. Una muestra de diez libras (4.5 Kg) es lo que se recomienda comúnmente.
Muestreo de ensilaje para micotoxinas
Para conocer la calidad del ensilaje que se suministra a los animales, las muestras deben ser recogidas de la parte delantera del silo, y el procedimiento debe repetirse en diferentes momentos. Por ejemplo, 12-15 sub-muestras deben recogerse de la parte delantera del ensilaje para formar una muestra final de 500-1000 g. Debe subrayarse que cada muestra sólo representa la porción de ensilaje a partir de la cual se tomó, ya que la distribución de las micotoxinas puede cambiar.

Más información sobre muestreo en el alimento para el análisis de micotoxinas.

4. Encuentre un laboratorio confiable que pueda realizar análisis de micotoxinas para usted

Hay muchos laboratorios de pruebas disponibles para proporcionar un servicio para pruebas de micotoxinas. También hay universidades e instituciones de investigación que proporcionan un servicio de análisis de micotoxinas.

5. Revise sus animales para ver si hay síntomas de un desafío con micotoxinas

Hay varios síntomas en los cerdos, las aves de corral y los rumiantes a tener en cuenta y que pueden indicar que un desafío con micotoxinas está presente en su alimento. Dependiendo de los tipos de micotoxinas presentes, los síntomas observados en el animal serán diferentes.
La siguiente presentación de diapositivas le proporciona una visión general de los diferentes síntomas observados en respuesta a las micotoxinas por especie.
 

6. Apoye a sus animales para que sean más resistentes a los posibles desafíos con micotoxinas

Existen varias soluciones disponibles para aplicar a los alimentos para animales que ligan o contrarresten las micotoxinas en el animal para reducir el impacto de las mismas en el rendimiento animal.
Las nuevas soluciones disponibles en el mercado incluyen fórmulas para aplicar a los alimentos que ayudan al animal a adaptarse a factores de estrés nutricional como las micotoxinas y reducir las reacciones de estrés causadas por las micotoxinas en el animal. Esto permite al animal ser más eficiente y robusto frente a los desafíos de las micotoxinas y otros factores de estrés nutricional. También es eficaz contra una gama más amplia de micotoxinas y contra DON en particular, donde se sabe que los aglutinantes fallan.
Consulte con su veterinario y asesor de alimentación para decidir qué funciona mejor para sus operaciones.

Conocimiento Anco: 3 cosas que se deben de saber a cerca de las bentonitas

La bentonita puede ser empleada en la nutrición animal como adsorbente de toxina y para reducir la biodisponibilidad de toxinas de alimento contaminado en el intestino animal. Es un material de fina arcilla extraído de la tierra. La mayoría de las bentonitas se forman por la alteración de ceniza volcánica en ambientes marinos y se producen como capas intercaladas entre otros tipos de rocas (como se puede ver en la imagen arriba).

La bentonita se define como un material de origen natural que se compone predominantemente del mineral de arcilla esmectita. La capacidad de intercambio catiónico (CEC, por sus siglas en inglés) y la superficie específica de las esmectitas son considerablemente mayores que las de otras familias de arcillas. Su capacidad de absorción es hasta 8 veces mayor que otras arcillas.

Sin embargo, hay algunas cosas que debe saber antes de aplicar la bentonita en la alimentación animal:
1. No todas las bentonitas son iguales
2. La mejor prueba de la eficacia sigue siendo in vivo
3. Sólo un tipo de bentonita está aprobada en la UE para la adsorción de micotoxinas

1. No todas las bentonitas son iguales
Las bentonitas son materiales de arcillas coloidales y plásticos compuestos en gran parte de montmorillonita (una especie de esmectita dioctaédrica). Las propiedades de las bentonitas pueden variar considerablemente dependiendo del origen geológico y cualquier modificación posterior a la extracción. Sus características individuales tienen una influencia notable sobre su uso económico.

A pesar de la nomenclatura genérica de la bentonita disponible en el mercado, varias propiedades físico-químicas han sido identificadas como poseedoras de una posible correlación con la adsorción de micotoxinas y por lo tanto, podrían ser utilizados para categorizar los diferentes tipos disponibles.

Estas características incluyen:
• capacidad de intercambio catiónico (CEC), K+, Na+, Mg++ y Ca++ intercambiables
• pH
• hinchamiento lineal,
• fracción mineral
• humedad relativa
• espaciado d (distancia interplanar d)

Papel del espaciado d para la adsorción de zearalenona
La adsorción de las arcillas no se limita a la superficie de las partículas de arcilla, sino que se extiende también al espacio entre capas de la arcilla. Este espacio entre capas, caracterizado por el espaciado d (distancia interplanar), se puede determinar con difracción de rayos X (XRD, por sus siglas en inglés) y es restrictivo para la formación de una o más capas adsorbentes. Este espacio puede aumentar si la arcilla se hincha, lo que aumenta el número de sitios de unión.
Las pruebas de adsorción in vitro han demostrado que existe una correlación positiva entre la adsorción de zearalenona y el espaciado d en los productos a base de bentonita disponibles comercialmente, es decir, gran espaciado d se asoció con un mayor % de adsorción de zearalenona. (De Mil et al 2015). El espaciado d varió de 9.2 a 21.5 (10-10 m) en 16 productos diferentes que contienen material de bentonita, mostrando la gran variación del material disponible.
La diferencia entre bentonitas cis y trans para la adsorción de aflatoxina

Datos científicos recientes (Vekiru et al 2015) que evaluaron diferentes tipos de bentonitas para la eficacia de adsorción in vitro en relación con aflaxtoxina B1, han demostrado que la mayor parte de las bentonitas Ca- o Na- evaluadas fueron efectivas. Sin embargo, bentonitas cis fueron más eficaces que bentonitas trans.

Las esmectitas dioctaédricas que se encuentran en la bentonita tienen una posición vacante en los octaedros porque una de las tres posiciones octaédricas simétricamente independientes no está ocupada por cationes, resultando en un sitio vacante. La disposición de los grupos hidroxilo en la lámina octaédrica con respecto a esta vacante define la configuración cis o trans.

2. La mejor prueba de la eficacia sigue siendo in vivo

Experimentos in vitro han sido desarrollados como una forma efectiva para pre-detectar agentes de adsorción, antes de las pruebas en animales. Sin embargo, los resultados de la eficacia entre in vitro e in vivo pueden variar significativamente. Incluso entre bentonitas con alta eficacia de adsorción in vitro, hay diferencias en la eficacia in vivo, lo que indica que las pruebas in vitro por sí solas no son adecuadas para la evaluación de adsorbentes.

3. Sólo un tipo de bentonita está aprobada en la UE para la adsorción de micotoxinas

Actualmente la bentonita 1m 558 ha sido aprobada como una sustancia para la reducción de la contaminación de los alimentos por micotoxinas (aflatoxina B1) para cerdos, aves y rumiantes según la normativa de la UE en el registro de la UE para los aditivos para alimentos pecuarios. La aprobación se basa en la seguridad de utilizar el producto y la eficacia probada in vitro e in vivo de adsorción de aflatoxina.

Esta bentonita cumple con las siguientes características:
• Bentonita: ≥ 70% esmectita (montmorillonita dioctaédrica)
• <10% de ópalo y feldespato • <4% de cuarzo y calcita • Capacidad AfB 1 ligante (BC AfB1) por encima del 90% Al nivel actual de inclusión máxima recomendada de esta bentonita en la alimentación animal, la unión de vitaminas y minerales es insignificante.