Sacar el “aguijón” de DON para obtener ganancias de la leche

Las vacas lecheras de alta producción son más susceptibles al impacto negativo de los factores estresantes en su alimentación y en su entorno. Sin embargo, lo que verdaderamente importa para el rendimiento y la eficiencia, es cómo responden las vacas a los estresores. Alimentar las sustancias bioactivas naturales adecuadas puede ayudar al animal a adaptar su respuesta de una manera que ayude a mantener la calidad de la leche y los rendimientos de los componentes. Este artículo se centra en cómo lograr la adaptación a la micotoxina deoxinivalenol (DON) para obtener rentabilidad.

Reacciones de estrés en respuesta a DON

Las reacciones típicas de estrés a nivel celular en respuesta al DON en la vaca lechera incluyen el estrés oxidativo, las respuestas inflamatorias y los cambios hormonales que afectan el consumo de alimento. Los síntomas que se ven como resultado están relacionados con un aumento en el recuento de células somáticas y reducciones en el consumo de alimento, la producción de leche y los rendimientos de los componentes de la leche.

Adicionalmente, se sabe que el DON tiene un impacto negativo en la microflora del rumen, que a su vez ha demostrado tener un impacto negativo en los rendimientos de los componentes de la leche, en particular la proteína de la leche.

¿Por qué las vacas de alta producción están en mayor riesgo?

Los rumiantes se consideran bastante resistentes al DON debido al potencial desintoxicante de los microbios del rumen. Sin embargo, la capacidad de desintoxicación de los microbios del rumen depende de la velocidad de paso de la alimentación y del pH del rumen.
La tasa de paso de alimento generalmente es más alta en las vacas lecheras de alta producción debido a la mayor ingesta de alimento. Esto afectará el tiempo disponible para que los microbios del rumen degraden el DON en una forma no tóxica.

Los niveles de pH del rumen pueden ser bajos debido a la mayor cantidad de concentrado consumido, lo que a su vez afectará la composición de la microflora del rumen. Jeong et al. (2010) reportaron que altas proporciones de concentrado vs forraje reducen la capacidad de desintoxicación de DON por las bacterias del rumen en un 14 por ciento.

El hígado necesita cuidados adicionales.

Una alta demanda de energía y un mayor requerimiento de oxígeno en las vacas lecheras de alta producción aumentan la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS). Cuando las ROS se producen más rápido de lo que pueden neutralizarse mediante la defensa antioxidante de la vaca, se produce un estrés oxidativo. La investigación ha confirmado que el estrés oxidativo es mayor en la lactancia temprana que en la preñez.

Dado que el hígado tiene una alta actividad metabólica, es más susceptible al daño por estrés oxidativo. Un balance de energía negativo inicia la movilización de lípidos, lo que conduce a altas concentraciones de ácidos grasos no esterificados (NEFAs por sus siglas en inglés).

Shi et al. (2016) reportaron que el metabolismo de grandes cantidades de NEFAs en cuerpos cetónicos induce estrés oxidativo en el hígado de las vacas lecheras. Esto puede agravar el desarrollo del hígado graso al inhibir la producción de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL por sus siglas en inglés). El DON, que se sabe que aumenta el estrés oxidativo y reduce el consumo de alimento, puede agravar esto aún más.

La función del hígado puede verse gravemente afectada por la infiltración grasa, que se asocia con una disminución en la producción de leche, una reducción de la fertilidad y problemas de salud, como la mastitis y la cetosis.

También se sabe que el estrés oxidativo en el hígado causa daño inflamatorio del hígado, lo que altera aún más la función metabólica de las células hepáticas y promueve el desarrollo de la cetosis. McArt et al. (2015) de la Universidad de Cornell estimaron que el costo total por caso de cetosis era de $ 289, lo que demuestra la importancia de la protección adicional del hígado contra factores estresantes como las micotoxinas.

Adaptarse para desarmar a DON

La respuesta al DON a nivel celular y en el rumen de la vaca lechera determinará el impacto que tiene el DON en las ganancias de la leche. Apoyar los propios mecanismos de defensa del animal para reducir las reacciones negativas al estrés causadas por el DON reduce el impacto que el DON puede tener en el rendimiento, la salud y la calidad de la leche en la vaca lechera.

Dado que las plantas han evolucionado para resistir los factores estresantes, algunos extractos de plantas han demostrado ser beneficiosos para contrarrestar las mismas reacciones de estrés que tiene el ganado a nivel celular. Como medio de defensa, las plantas pueden tener componentes con alta capacidad antioxidante y actividades antiinflamatorias. Además de eso, ciertos extractos de plantas han demostrado un impacto positivo en la regulación del apetito y la eficiencia del rumen cuando se aplican a la alimentación animal.

En consecuencia, alimentar la combinación correcta de extractos de plantas puede ser una estrategia para adaptar la respuesta al DON en la vaca lechera para ayudar a mantener la rentabilidad ante un desafío.

Por ejemplo, los componentes vegetales con una alta capacidad antioxidante pueden ayudar a aumentar el nivel de enzimas antioxidantes y otros antioxidantes para apoyar la defensa antioxidante propia de la vaca en el hígado. Alimentar esos tipos de componentes puede darle al hígado una mejor oportunidad de combatir los ROS producidos por las micotoxinas en el hígado y, por lo tanto, minimizar las consecuencias negativas del estrés oxidativo en la función hepática y el rendimiento de la vaca.

Cómo preparar un plan para la gestión del riesgo de micotoxinas

Varios estudios de metanálisis han demostrado el impacto negativo de las micotoxinas en los alimentos sobre el rendimiento animal. En los EE.UU., el costo económico debido a algunas de las micotoxinas más comunes se estima en unos USD 900 millones por año.
Tener un plan para la gestión del riesgo de micotoxinas y poner en práctica las herramientas adecuadas puede hacer una diferencia en los resultados finales de las operaciones agrícolas y en el retorno de la inversión de los alimentos.
Tome los 6 pasos siguientes para minimizar el impacto de las micotoxinas en su operación.

1. Investigue cuáles son las micotoxinas que con mayor probabilidad pueden causar un riesgo en su region

Hay varias fuentes que pueden proporcionarle información sobre la prevalencia de diferentes tipos de micotoxinas. Algunas empresas de alimentos que suministran soluciones de micotoxinas publican los resultados de las encuestas de micotoxinas realizadas en todo el mundo. Otras fuentes independientes de información incluyen encuestas realizadas por laboratorios de análisis de micotoxinas o encuestas publicadas en la literatura científica.

Referencias
Neogen Informe de los lunes sobre micotoxinas
Pinotti. Et al (2016) Contaminación por micotoxinas en el suministro de alimento pecuario de la UE
Cadena: Un enfoque en subproductos de cereales. Toxinas – Open Access Toxinology Journal, MDPI, 2016, 8, 45

2. Averigüe qué ingredientes están en riesgo de contaminación por micotoxinas

Algunos ingredientes del alimento están más expuestos a la contaminación por micotoxinas que otros. Por ejemplo, en comparación con el maíz, la harina de soja parece ser menos susceptible a la contaminación por micotoxinas. La contaminación por micotoxinas en muestras de DDGS es generalmente mayor que en el maíz. Esto hace que sea importante monitorear el contenido de micotoxinas en DDGS antes de su inclusión en dietas para los animales.
El riesgo de micotoxinas también dependerá de la Fuente de la que obtienen sus ingredientes. La prevalencia de micotoxinas difiere según las regiones y los países, debido principalmente a las diferencias climáticas.
Una vez más las encuestas de micotoxinas le dará una indicación de qué áreas están en riesgo.
La prevalencia de micotoxinas también diferirá entre las cosechas. Por lo tanto, tiene sentido mirar las encuestas más actualizadas disponibles.

3. Establezca un calendario para analizar los alimentos o ingredientes de las dietas para las micotoxinas de forma regular

El análisis de micotoxinas debe formar parte de la evaluación rutinaria de los alimentos y los ingredientes de las dietas. El muestreo y la prueba regulares de alimentos permiten detectar cualquier variación en la contaminación por micotoxinas. Desde el punto de vista de la agricultura, el punto más crítico es el procedimiento de muestreo del alimento.
Muestreo de maíz para micotoxinas
La distribución de micotoxinas en un lote de maíz suele ser muy variable, y puede ser extremadamente variable para las aflatoxinas. Para el muestreo de grano cosechado, un método de muestreo recomendado es recolectar al menos diez muestras de varias ubicaciones en todo el lote, o al menos diez colecciones de una corriente de grano en movimiento. No recoja una muestra de una sola ubicación en el lote, ya que es altamente improbable que sea representativa del lote. Una muestra de diez libras (4.5 Kg) es lo que se recomienda comúnmente.
Muestreo de ensilaje para micotoxinas
Para conocer la calidad del ensilaje que se suministra a los animales, las muestras deben ser recogidas de la parte delantera del silo, y el procedimiento debe repetirse en diferentes momentos. Por ejemplo, 12-15 sub-muestras deben recogerse de la parte delantera del ensilaje para formar una muestra final de 500-1000 g. Debe subrayarse que cada muestra sólo representa la porción de ensilaje a partir de la cual se tomó, ya que la distribución de las micotoxinas puede cambiar.

Más información sobre muestreo en el alimento para el análisis de micotoxinas.

4. Encuentre un laboratorio confiable que pueda realizar análisis de micotoxinas para usted

Hay muchos laboratorios de pruebas disponibles para proporcionar un servicio para pruebas de micotoxinas. También hay universidades e instituciones de investigación que proporcionan un servicio de análisis de micotoxinas.

5. Revise sus animales para ver si hay síntomas de un desafío con micotoxinas

Hay varios síntomas en los cerdos, las aves de corral y los rumiantes a tener en cuenta y que pueden indicar que un desafío con micotoxinas está presente en su alimento. Dependiendo de los tipos de micotoxinas presentes, los síntomas observados en el animal serán diferentes.
La siguiente presentación de diapositivas le proporciona una visión general de los diferentes síntomas observados en respuesta a las micotoxinas por especie.
 

6. Apoye a sus animales para que sean más resistentes a los posibles desafíos con micotoxinas

Existen varias soluciones disponibles para aplicar a los alimentos para animales que ligan o contrarresten las micotoxinas en el animal para reducir el impacto de las mismas en el rendimiento animal.
Las nuevas soluciones disponibles en el mercado incluyen fórmulas para aplicar a los alimentos que ayudan al animal a adaptarse a factores de estrés nutricional como las micotoxinas y reducir las reacciones de estrés causadas por las micotoxinas en el animal. Esto permite al animal ser más eficiente y robusto frente a los desafíos de las micotoxinas y otros factores de estrés nutricional. También es eficaz contra una gama más amplia de micotoxinas y contra DON en particular, donde se sabe que los aglutinantes fallan.
Consulte con su veterinario y asesor de alimentación para decidir qué funciona mejor para sus operaciones.

Conocimiento Anco: 3 cosas que se deben de saber a cerca de las bentonitas

La bentonita puede ser empleada en la nutrición animal como adsorbente de toxina y para reducir la biodisponibilidad de toxinas de alimento contaminado en el intestino animal. Es un material de fina arcilla extraído de la tierra. La mayoría de las bentonitas se forman por la alteración de ceniza volcánica en ambientes marinos y se producen como capas intercaladas entre otros tipos de rocas (como se puede ver en la imagen arriba).

La bentonita se define como un material de origen natural que se compone predominantemente del mineral de arcilla esmectita. La capacidad de intercambio catiónico (CEC, por sus siglas en inglés) y la superficie específica de las esmectitas son considerablemente mayores que las de otras familias de arcillas. Su capacidad de absorción es hasta 8 veces mayor que otras arcillas.

Sin embargo, hay algunas cosas que debe saber antes de aplicar la bentonita en la alimentación animal:
1. No todas las bentonitas son iguales
2. La mejor prueba de la eficacia sigue siendo in vivo
3. Sólo un tipo de bentonita está aprobada en la UE para la adsorción de micotoxinas

1. No todas las bentonitas son iguales
Las bentonitas son materiales de arcillas coloidales y plásticos compuestos en gran parte de montmorillonita (una especie de esmectita dioctaédrica). Las propiedades de las bentonitas pueden variar considerablemente dependiendo del origen geológico y cualquier modificación posterior a la extracción. Sus características individuales tienen una influencia notable sobre su uso económico.

A pesar de la nomenclatura genérica de la bentonita disponible en el mercado, varias propiedades físico-químicas han sido identificadas como poseedoras de una posible correlación con la adsorción de micotoxinas y por lo tanto, podrían ser utilizados para categorizar los diferentes tipos disponibles.

Estas características incluyen:
• capacidad de intercambio catiónico (CEC), K+, Na+, Mg++ y Ca++ intercambiables
• pH
• hinchamiento lineal,
• fracción mineral
• humedad relativa
• espaciado d (distancia interplanar d)

Papel del espaciado d para la adsorción de zearalenona
La adsorción de las arcillas no se limita a la superficie de las partículas de arcilla, sino que se extiende también al espacio entre capas de la arcilla. Este espacio entre capas, caracterizado por el espaciado d (distancia interplanar), se puede determinar con difracción de rayos X (XRD, por sus siglas en inglés) y es restrictivo para la formación de una o más capas adsorbentes. Este espacio puede aumentar si la arcilla se hincha, lo que aumenta el número de sitios de unión.
Las pruebas de adsorción in vitro han demostrado que existe una correlación positiva entre la adsorción de zearalenona y el espaciado d en los productos a base de bentonita disponibles comercialmente, es decir, gran espaciado d se asoció con un mayor % de adsorción de zearalenona. (De Mil et al 2015). El espaciado d varió de 9.2 a 21.5 (10-10 m) en 16 productos diferentes que contienen material de bentonita, mostrando la gran variación del material disponible.
La diferencia entre bentonitas cis y trans para la adsorción de aflatoxina

Datos científicos recientes (Vekiru et al 2015) que evaluaron diferentes tipos de bentonitas para la eficacia de adsorción in vitro en relación con aflaxtoxina B1, han demostrado que la mayor parte de las bentonitas Ca- o Na- evaluadas fueron efectivas. Sin embargo, bentonitas cis fueron más eficaces que bentonitas trans.

Las esmectitas dioctaédricas que se encuentran en la bentonita tienen una posición vacante en los octaedros porque una de las tres posiciones octaédricas simétricamente independientes no está ocupada por cationes, resultando en un sitio vacante. La disposición de los grupos hidroxilo en la lámina octaédrica con respecto a esta vacante define la configuración cis o trans.

2. La mejor prueba de la eficacia sigue siendo in vivo

Experimentos in vitro han sido desarrollados como una forma efectiva para pre-detectar agentes de adsorción, antes de las pruebas en animales. Sin embargo, los resultados de la eficacia entre in vitro e in vivo pueden variar significativamente. Incluso entre bentonitas con alta eficacia de adsorción in vitro, hay diferencias en la eficacia in vivo, lo que indica que las pruebas in vitro por sí solas no son adecuadas para la evaluación de adsorbentes.

3. Sólo un tipo de bentonita está aprobada en la UE para la adsorción de micotoxinas

Actualmente la bentonita 1m 558 ha sido aprobada como una sustancia para la reducción de la contaminación de los alimentos por micotoxinas (aflatoxina B1) para cerdos, aves y rumiantes según la normativa de la UE en el registro de la UE para los aditivos para alimentos pecuarios. La aprobación se basa en la seguridad de utilizar el producto y la eficacia probada in vitro e in vivo de adsorción de aflatoxina.

Esta bentonita cumple con las siguientes características:
• Bentonita: ≥ 70% esmectita (montmorillonita dioctaédrica)
• <10% de ópalo y feldespato • <4% de cuarzo y calcita • Capacidad AfB 1 ligante (BC AfB1) por encima del 90%Al nivel actual de inclusión máxima recomendada de esta bentonita en la alimentación animal, la unión de vitaminas y minerales es insignificante.